Blogia
Tio Petros

Escepticismo

¡Vaya timo!

¡Vaya timo!

 

Se ha comentado mucho en la blogosfera, pero nunca será lo suficiente. Ahora que han caído en mis manos me parece un buen momento para comentarlo en Tio Petros, la bitácora de matemáticas que languidece porque su autor no escribe en ella, mientras que sus visitas inexplicablemente siguen aumentando llegando a casi al millar diario.

Ha salido a la arena una colección valiente cuando las soplapolladas venden más que nunca, cuando las míseros códigos Da Vinci son best sellers, cuando la tontería ha invadido los escaparates de nuestras librerías, un puñado de quijotes lanza la colección ¡Vaya timo!

La Editorial Laetoli en colaboración con la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico bajo el nombre ¡Vaya timo! va a ir tratando esas historias que a menudo nos intentan colar sin ningún tipo de fundamento, o lo que es peor, bajo el amparo de algún tipo de pseudociencia; los tres primeros libros de la colección tratan de OVNIS, la sábana santa y el creacionismo.

El hecho de que el autor de uno de ellos (el de la sábana supuestamente santa), Félix Ares de Blas sea amigo personal mío, además de maestro admirado en lides escépticas ha hecho que no me haya sorprendido en absoluto cuánto pueden dar de sí diez euros. Los otros dos libros prometen la misma calidad.

¿Qué esperas para comprarlos?

Hagamos guerra a la tontería comprando los volúmenes que la editorial Laetoli se ha atrevido a publicar cuando lo que vende es lo contrario.

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Nace el Círculo escéptico.

Hace unos días se presentó en sociedad una nueva agrupación escéptica española; el Círculo escéptico. La noticio vino de mano de Luis Alfonso Gámez, en su bitácora Magonia.

Los propósitos constitutivos de la organización naciente no pueden ser más de acorde con el pensamiento crítico que hemos defendido desde esta bitácora.

Con ello son dos (que yo sepa) las organizaciones dedicadas a la crítica racional del misterio paranormal: ARP (de la que quien escribe es miembro) y CE. Mi militancia en ARP no impide que estas líneas reflejen exclusivamente mi sentir particular por la cuestión, como no podía ser de otra manera.

Entre los miembros del CE figuran viejos y queridos amigos de este sitio, alguno de los cuales (Lola Cárdenas) es colaboradora del mismo. Otros no han pasado por aquí, o al menos no han dejado huella de su paso, pero son muy conocidos, por sus respectivos blogs y por su actividad veterana en estas lides.

Opino que la existencia de una nueva organización de corte escéptico es una buena noticia, a la vez que pienso que el número dos es un número peligroso. Preferiría que hubiera sólo una, o catorce.

En todo caso, vaya por delante mi deseo de éxito para el nuevo grupo. Que sean siempre las paraciencias, la superchería, el engaño y la mentira los enemigos de ambas organizaciones.

Un pozo infecto de tonterías

Un lector, que además es el autor de una estupenda y siempre recomendable bitácora de contenido matemático está molesto por mi afirmación de que el llamado Creacionismo científico es un pozo infecto de tonterías . Insiste dicho autor en que él no es partidario del diseño inteligente, sino que “mi molestia es por la forma que se eligió para combatirlo: el insulto. Cero discusión, cero argumentos, cero pruebas”.

La verdad es que esta bitácora no tiene la misión de combatir el “creacionismo científico”. Sería un absurdo, ya que existen estupendos sitios con conocimientos y posibilidades de los que el autor de este sitio carece.

Sin embargo, reitero mi frase anterior hasta la última coma: el llamado creacionismo científico es un pozo infecto de tonterías, al igual que lo es la astrología por poner un ejemplo.

¿Podemos reivindicar el derecho a hacer la afirmación anterior admitiendo la insuficiencia de nuestros conocimientos? Responder a esta pregunta de forma positiva es la intención del presente post.

Desmentir una afirmación creacionista concreta puede ser difícil, igual que una de índole astrológica. También es difícil demostrar que no tengo junto a mi a un extraterrestre invisible. Nuestro interlocutor siempre tendrá un resquicio por el cual reptar hacia una salida que le permita mantener su hipótesis inicial sea cual sea nuestro razonamiento. Sin embargo eso no quiere decir en absoluto que haya una situación de empate.

En este blog se ha explicado qué entiende su autor por ciencia y qué entiende por paraciencia. Hablamos de ello en este artículo: Las paraciencias como perversión metodológica . Y a él me remitiré cuando hablo de paraciencia como una hermana bastarda y pervertida de la ciencia. Bajo esta nomenclatura, lo que diferencia una de otra no es el objeto de estudio ni el tipo de conclusiones; sino la metodología empleada.

Podemos hablar largo y tendido sobre si el esquema allí esbozado sobre lo que es quehacer científico es popperiano, kuhniano o lo que ustedes quieran; podemos aducir que la mecánica cuántica ha cambiado la manera de ver el mundo y que la verdad es un concepto relativo al observador. Todo lo que ustedes quieran. Pero la ciencia es una actividad con una meta : el conocimiento de las cosas, a través de un método: el método científico.

Aunque existen corrientes y modas también en ciencia, incluso presiones, ortodoxia y heterodoxia, por encima de todo el conjunto está la revalidación o al menos la falsación de los modelos; y un único interés final: el conocimiento de la realidad. Poco importa que existan épocas en las que los propios científicos exhiban comportamientos rayanos a la creencia; las aguas siempre vuelven a su cauce racional antes o después, y estos vaivenes tan sólo demuestran que la ciencia es una actividad de seres humanos.

Mantengo que el creacionismo es una basura paracientífica, y lo justifico en la metodología paracientífica empleada para sostener sus afirmaciones. Esto es perfectamente comprobable por cualquiera que visite páginas creacionistas. Existe un filtro a través del cual se observa la realidad, filtro que deja pasar aquellos datos que favorecen las hipótesis apriorísticas. ¿Que las dataciones C-14 o Potasio-Argón dan valores que nos son incómodos? Rechazamos la prueba y aducimos que dichas pruebas no son fiables.

Que se encuentra un fósil transicional B entre las especies A y C, y este dato parece avalar una realidad evolutiva? Aducimos que falta un fósil transicional A1 entre A y B y otro entre B1B y C.

No estoy hablando del creacionismo decimonónico, compartido por insignes paleontólogos como Cuvier en las épocas predarwinianas; estoy hablando del creacionismo siglo XXI, que ignora que la evolución es un hecho, por mucho que la Teoría de la evolución diste mucho de ser un consenso en sus infinitos matices; y que lo hace por un interés en mantener un estatus de creencias religiosas.

Se pretende mantener un credo determinado desde una posición cientifista, adoptando el lenguaje científico y utilizando una metodología corrupta y engañosa muy fácil de detectar y seguir. Este es el argumento por el cual una persona no especialista en los temas científicos concretos de que se trate puede saber si lo que tiene entre manos es un intento científico (errado o no; pero honrado) de acceder a la verdad o una tontería paranormal (aferrada a una idea apriorística a defender caiga quien caiga).

Aunque muchas veces se puede rastrear este “filtro paranormal” en muchas producciones científicas que lo que intentan es precisamente defender un prestigio personal personal, o una ortodoxia; la situación no es comparable: el mundo científico en su conjunto no permite el mantenimiento de este estado de cosas mucho tiempo, y siempre surgen investigadores que sacan a la luz la realidad de las cosas. Bastará un único trabajo científico para superar cualquier teoría científica errónea por muy arraigada que esté; si el trabajo es suficientemente contundente y repetible. Ahí reside la grandeza de la ciencia.

Uno de los propósitos de este blog es defender esta idea: saber cómo funciona la ciencia es más fácil que saber ciencia; e igualmente productivo porque permite discriminar bastante bien qué afirmaciones que puede leer en un periódico son intentos honrados de acceder a la verdad y qué otros son tonterías paranormales sin necesidad de tener un doctorado bajo el brazo.

La paraciencia se revela así como un intento torcido y engañoso de mantener una ideología de cualquier tipo, normalmente propicia a determinados grupos de poder religioso, político o social. O simplemente editorial. Porque el pastel editorial de las publicaciones paranormales tampoco es cuestión baladí...

El argumento del diseño

Tio Petros vuelve de su período vacacional, en el que con Vailima ha disfrutado de la estancia en tierras gallegas. El placer se vió aumentado por haber compartido un número siempre insuficiente de horas de buena conversación y buen yantar con Alberto, Marta, Ana, Akin, Unanada, Blagdaros y Pjorge. Gracias a todos por vuestra amistad.

Influído por las lecturas veraniegas me apetece empezar por la vieja cuestión del diseño inteligente que vuelve con energías renovadas.

Ahí va mi aportación:


Recuerdo que siendo niño un profesor nos explicaba su demostración de la existencia de un diseñador en el mundo: la atmósfera terrestre – decía – tiene un 21% de oxígeno; si en lugar de un 21% tuviera un 19%, nos moriríamos asfixiados, y si tuviera un 25%, moriríamos igualmente por exceso de oxigenación.

Cuando percibió la estupefacción de sus alumnos y la reverencia ante tal revelación, prosiguió: y si eso no les parece suficiente, debieran saber que el sol; ese dador de vida y energía, produce igualmente radiaciones sumamente dañinas que acabarían con la vida de la tierra en cuestión de semanas si no fuera porque la tierra tiene una capa de ozono que precisamente sirve de filtro PRECISAMENTE a dichas radiaciones, dejando pasar las beneficiosas. Concretamente, la ventana de la capa atmosférica en su conjunto filtra todas las radiaciones solares excepto las necesarias para el desarrollo de la vida. Y les diré aún más: la atmósfera terrestre está calibrada de tal manera que la radiación concreta que mejor pasa a través de ella es la que corresponde al color verde, que es aprovechada por la función clorofílica del manto vegetal que cubre el plante, sirviendo de punto de partida para la generación de materia viva a partir de los organismos autótrofos.

La verdad es que así dicho, parece demoledor. Hoy, sin embargo tenemos una enorme batería de explicaciones alternativas . Mi profesor estaba simplemente desfasado 175 años. Este argumento se pierde en la noche de los tiempos, y ha conocido diversas materializaciones. Algunas sugerentes e intelectualmente potentes, como la del teólogo William Paley, que publicó su magna obra “Teología natural” en 1.802, explicando que el diseño funcional de los organismos demuestra o al menos evidencia la existencia de un diseñador. Paley es el creador de la famosísima paradoja del relojero que recoge Richard Dawkins en su libro “El relojero ciego” (1).

Paley fue el héroe intelectual de Darwin en sus inicios, y fue un formidable contrincante al cual vencer en su tarea científica que desembocó en “el origen de las especies”. Es importante saberlo para evitar mirar por encima del hombro su teología natural, con la ventaja de nuestra perspectiva del siglo XXI. Así nos lo hace saber el desaparecido Stephen Jay Gould en su enorme y última obra (2)

Darwin dio una vuelta de tuerca al giro copernicano que había desechado el planeta tierra como centro del universo. Ahora el hombre tampoco era el rey de la creación, sino simplemente una de las especies que pueblan el planeta.

Como explica Gould en su libro arriba mencionado, el darwinismo goza de muy buena salud. Eso no quiere decir que los postulados de Darwin permanecen o deben permanecer como dogmas intocables. Nada en ciencia es intocable. Significa que la estructura básica darwiniana permanece como la mejor explicación actual del hecho biológico; aunque los flecos, e incluso algunos apartados importantes están actualmente sometidos a revisión, siendo el propio Gould uno de los revisionistas.

Así las cosas, parece que son malos tiempos para los amantes del argumento del diseño. Sin embargo la realidad no es esa: hoy existen dos reductos que se niegan a desaparecer. Uno de ellos es un pozo infecto de tonterías conocido como creacionismo científico que no merecería comentario ni mención si no fuera por el extraordinario poder que poseen muchos de sus seguidores en América, y principalmente en los Estados Unidos, ese paradigma de mezcla entre buena ciencia e idiotez.

El otro reducto es de naturaleza diferente, y parte precisamente del mundo de la física, el primero en desterrar el argumento del diseño. Ha conseguido gran predicamento en el mundo de la ciencia y se habla de él con respeto, como si se tratara de una nueva concepción del universo. Recibe el nombre de Principio Antrópico, (PA)

Una formulación fuerte de este principio sostiene, de manera un tanto mística, que la vida humana aparece para dotar de sentido al universo. Los defensores de esta tesis sostienen que, de no darse aquí y ahora las condiciones de nuestra existencia, existiríamos en alguna otra región y en algún otro tiempo. Así, pues, según esta formulación, la respuesta a la pregunta «¿por qué es el universo tal como es?» es que, de haber sido distinto, no estaríamos aquí y no podría realizarse esta pregunta. Pero es que, además, se invoca este principio para explicar la aparición de la conciencia, señalando que las condiciones del universo son justamente las que son (con un precario equilibrio) para permitir la existencia de una inteligencia capaz de formularse esta pregunta.

Se cita al astrónomo Fred Hoyle al hablar de uno de los grandes logros del PA, al postular la existencia de un proceso desconocido para producir carbono en el seno de las estrellas, invocando el PA. Posteriormente fue demostrada experimentalmente por William Fowler la exactitud de la propuesta de Hoyle.

El asunto es más o menos así:

Todos los átomos de nuestro cuerpo, salvo el hidrógeno están producidos en hornos estelares mediante reacciones nucleares. A grandes rasgos y sin precisión alguna: dos átomos de hidrógeno forman por fusión nuclear uno de helio; dos de helio uno de berilio y a partir del berilio se forma el carbono. El problema es que el núcleo de berilio formado por los dos núcleos de helio es extremadamente inestable, y si cortísima vida media no basta para dar cuanta de la creación de carbono en cantidad suficiente como para que nosotros estemos aquí para contarlo, compuestos por moléculas en las que el carbono es el alma mater.
Fred Hoyle comprendió que la génesis de carbono podría ser posible pese a la breve vida media de los núcleos de berilio si y solo si existiera un fenómeno de resonancia. Sin entrar en detalles, esto sólo se podría producir si el nivel energético del átomo de carbono fuera de exactamente 7,65 Mega-electronvoltios.

Este valor obtenido teóricamente era el requerido para que se de la "resonancia" que permita que la reacción entre un núcleo de berilio y uno de helio se produjera con enorme rapidez. A pesar de dudar de la ideas de Hoyle, un grupo de físicos nucleares dirigidos por William Fowler condujeron experimentos de laboratorio en búsqueda de esta resonancia y para sorpresa de todos, excepto del mismo Fred Hoyle, la encontraron. Un bello ejemplo de una predicción verificada por el experimento.

Hasta aquí muy bien; pero ¿demuestra esto que el principio antrópico es correcto?

¿Hoyle hace bien al invocar el PA en su propuesta?

Yo creo que en absoluto. Hoyle sabe que existe carbono en cantidad superior a la explicable por las teorías de su momento, e infiere que debe existir un mecanismo oculto de producción de carbono. Obtiene la posible solución, que consiste en una resonancia que a posteriori se demuestra ser una teoría correcta y fin de la función.

No es que se da la resonancia porque en caso contrario no estaríamos aquí para contarlo, sino que estamos aquí para contarlo porque se da la resonancia. No hay nada incorrecto en utilizar el hecho de nuestra mera existencia como un dato más a la hora de explicar el universo. De hecho, somos parte del mismo, y cualquier teoría incompatible con la existencia de vida inteligente debe ser falsa por el evidente hecho de que estamos aquí. Sin embargo, para ese viaje no necesitábamos estas alforjas: cualquier dato que sepamos cierto modifica nuestro estado de conocimiento del mundo. No hace falta invocar oscuras teleologías ni diseños ex profeso.

Los partidarios del PA en su versión fuerte afirman que el universo tiene sus constantes finamente ajustaras PARA QUE sea posible nuestra aparición, convirtiendo al hombre en la finalidad de todo el conjunto.

Espero que el lector sabrá diferenciar este salto al vacío, falsamente vestido de ciencia.

Como muestra de los despropósitos de los partidarios del PA fuerte, tenemos las declaraciones del propio Fred Hoyle:

“ Si en un hangar esparcimos por el suelo todas las piezas desmontables, tornillo a tornillo, de un Boeing 747 y en un momento dado cruza un tifón, ¿Cuál será la probabilidad de que después nos encontremos allí el avión completamente rearmado y listo para volar?". Según Hoyle, tenía la misma probabilidad -o incluso mayor- de la que el ADN se formase de manera casual”

Yo no puedo leer esta frase sin que se me ericen los pelos de la nuca. No por la frase, sino por su autor. No parece salida de un astrónomo, sino de un telepredicador del tres al cuarto. Parece pura basura creacionista vestida de ciencia.

Hoy en día estos creacionistas de nuevo cuño vuelven a las andadas con su propuesta conocida como “diseño inteligente”.

La propia revista Nature(3) dedicó una de sus últimas portadas a este movimiento de opinión que en los Estados Unidos está invadiendo las universidades para captar adeptos a la causa antievolucionista. Se trata de una ofensiva en toda regla, concertada desde esferas de poder. Mientras tanto, un científico comprometido si quiere hacer algo tiene que prestarse a acudir a absurdos debates televisivos en los que aparece en pie de igualdad frente a un gilipollas con cuatro proclamas y un libro nefasto bajo el brazo.

En el peor de los casos, el gilipollas no lo es en absoluto y está perfectamente aleccionado para meterse al público en el bolsillo.

Malos tiempos para la ciencia.

Buenos tiempos para el engaño, la tergiversación, la mentira interesada.

__________________________________________________________

(1)"El relojero ciego" Dawkins, Richard. Editorial Labor,S.A.
(2)"La estructura de la teoría de la evolución" Stephen Jay Gould. Ed. Tusquets, Barcelona
(3)Nature, nº 434"

Epistolario

Hace unos días recibí una crítica en mi correo de una lectora que expresaba ciertos puntos de desacuerdo. Me parecen muy sintomáticos e importantes estos puntos de desacuerdo, y he pensado que su exposición en el blog serviría para aclarar posturas dentro de un ambiente de confrontación dialéctica, a la vez que educada. Por ello he decidido publicar tanto el correo original como mi respuesta. Quizás los lectores puedan aportar más matices a la postura que debe mantener un escéptico.

Dado que he pedido dos veces permiso a la remitente para publicar el correo sin obtener respuesta ni afirmativa ni negativa, opto por publicarlo eliminando las referencias personales en cuando a nombre y origen. Creo no inclumplir de ese modo ninguna regla de etiqueta.

Pasamos a los textos:


Estimado Señor Landart:
Estuve navegando su blog, algunas cosas parecen interesantes... Hubo un detalle que capturó mi atención: usted parece estar muy enojado con algunas personas.. a las que califica (lo más suave) de farsantes...
Me parece muy mal que cometa el error de ser tan autoritario... diciendo que se merecen "estar en la cárcel" por sus opiniones (las compartamos o no, esos métodos inquisitoriales son dignos de la Edad Media)...
También quiero recordarle que corresponde al método científico cotejar las conclusiones a las que uno arriba mediante el ejercicio del intelecto (internas de la mente), con la EVIDENCIA DE LOS SENTIDOS y no con PREJUICIOS o con TEORIAS Y POSTULADOS
Este es el método productivo para pensar que dejaron escrito sabios como Einstein y Leonardo, y no me parece inteligente que usted intente refutar los dichos de los demás basándose solamente en la incontrastable evidencia de que... usted no cree en lo que dicen los demás!!!!
Si usted afirma que tal o cual yuyo no sirve para curar el cáncer, deberá demostrarlo y en todo caso no insultar (además en un monólogo improductivo) al señor que afirma que sí lo cura.
Lo mismo con las fotos kirlian, si ud logró producir cosas parecidas a fotos kirlian, eso no invalida, de acuerdo con el método de pensamiento científico, que otros sí hayan producido fotos kirlian y
que sí haya una sistematización útil para determinados efectos diagnósticos.
Negar una afirmación -por mas caprichosa o inverosímil que fuera- con otra afirmación caprichosa e inverosímil, no creo que conduzca a nada excepto que lo use usted como terapia para sus frustraciones
cotidianas.
El trabajo que se toma para denostar las opiniones que no le gustan, da la impresión de que para usted esos temas son extremadamente importantes, cuando en realidad, los que correspondería es pasarlos por alto y no darles mas importancia de la que tienen...
Por otro lado, leí algo que tiene que ver con los ovnis... ¿Qué opina del sr Paul Allen, co propietario de Microsoft (y por ende uno de los señores más ricos del mundo), que acaba de invertir una cifra fabulosa en resucitar el viejo programa Seti de escucha interestelar? Debe ser un hombre muy tonto, a quien se le ocurre que
puede haber civilizaciones extraterrestres... y menos para apostar así su dinero, no? Aunque hay otros tontos como él parece, porque ya se levantaron varias voces de alerta diciendo que qué pasará si aparece la evidencia y se comunican con los extraterrestres... ese conocimiento será privado? Será una prerrogativa de Allen?
Pero mejor no sigo adelante, corro el riesgo de ser puesta en la lista de los estúpidos sin remedio, junto con Kirlian, Allen y el sr de las hierbas centroamericanas.
Ha sido un gusto
Dra X. X.


Estimada Señora X. X. :

Ante todo, gracias por visitar mi blog, y por manifestarme sus opiniones.

Permítame que pase a responder a sus interesantes cuestiones:

No creo haber dicho en momento alguno que nadie debe ser privado de libertad por sus opiniones. Estoy muy lejos de creer que todas las opiniones son respetables, pero defiendo que todos tenemos el derecho a tener las propias, por repugnantes que al resto puedan parecer.

Legislar opiniones es un absurdo; pero legislar actuaciones no. Opino que inducir a enfermos angustiados a abandonar sus terapias es una actividad criminal que suele desembocar en un resultado de muerte. No me parece que esta opinión personal sea difícil de digerir por cualquiera. Y opino que las actividades criminales deben ser perseguidas. ¿En cual de estas dos opiniones manifiesta usted disconformidad?

Me habla de qué corresponde al método científico, y veo que tiene la lección bien aprendida. Matizaría eso de la "evidencia de los sentidos" porque a veces estos nos inducen a engaño, pero entiendo (o supongo) que quiere decir que la ciencia se basa en la ausencia de prejuicios y en la experimentación cuidadosa, análisis de resultados, formulación de hipótesis de trabajo y refutación de estas en un arduo trabajo diario.
¡Espero no equivocarme al decir que es eso lo que quiere decir!

Pues bien; hay una cosa más: coordinación, trabajo en equipo, puesta en común de resultados mediante publicaciones y continua crítica y reflexión de lo hecho hasta el momento. Y es precisamente en medicina donde se ve esto con claridad meridiana. Tras una medicamento aprobado existe la labor de miles de personas, innumerables tests, pruebas y más pruebas, a veces coordinadas a nivel mundial. Por eso la medicina es la mejor posibilidad para un enfermo, y no digamos si lo es de cáncer; y por eso intentar apartarlo de las mejores terapias médicas del momento para dejarlo en manos del primer curandero que "tiene una teoría" es criminal. Espero haberme explicado bien en este extremo.

"Si usted dice que tal o cual yuyo no sirve para curar el cáncer, deberá demostrarlo", me dice. Eso es una falacia absoluta. Verá: al día se dicen millones de idioteces; y si se tuviera que perder tiempo en demostrar su falsedad, la actividad humana productiva simplemente se colapsaría.

Hay un principio muy sencillito, que afirma que el peso de la prueba recae en el que hace la afirmación.

No veo qué interés pueda tener mezclar en la misma carta el tema médico con las fotos Kirlian o con el proyecto SETI, pero en fin, paso a responderle también.

Mis fotos pseudokirlian no demuestran que las otras son falsas, dice. Me gustaría saber porqué me dice esto. Es que yo he afirmado que mis fotos demuestran eso? Una foto nunca demostrará que otra es falsa. Me permito copiar un párrafo de este artículo:

"Eso no demuestra nada, me podrán decir. Un fraude no demuestra que las otras fotos también lo sean.Pues no estoy de acuerdo. Demuestra una cosa: demuestra que las demás pretendidas fotos reales no demuestran nada, y eso es importante porque son ellas las que tienen que demostrar que lo que afirman es cierto."

¿Ve? La carga de la prueba una vez más.

Y respecto al proyecto SETI, me vuelve usted a sorprender. ¿Qué le ha hecho pensar que tengo algo contra el proyecto SETI?

Mi opinión es que cualquier continuación de dicho proyecto dará resultado negativo, pero las opiniones son como los culos: cada uno tiene el suyo. Soy un ferviente partidario del mismo; lo menos que podemos hacer es mirar ahí afuera para ver si hay alguien. Sería magnífico que la respuesta fuera positiva. Nada volvería a ser igual. Tengo amigos colaboradores del proyecto y yo mismo he tenido mi PC con el programa de SETI at home.

Sería una muestra de miopía absurda negarse a un experimento por una creencia de cuál va a ser el resultado, máxime cuando el proyecto SETI se distingue por su costo más que razonable. Además, el resultado negativo ya nos da un indicio válido de cuál puede ser la verdad. Sabremos más cuando el proyecto acabe, sea cual sea su conclusión.

Desconozco las motivaciones del Sr. Allen para invertir su dinero en resucitar SETI , pero esa es otra cuestión que nada tiene que ver con la idea del proyecto en sí. Grandes ideas científicas han sido desde el inicio sufragadas por millonarios, y no veo nada malo en ello, sino al contrario. Por cierto, el proyecto SETI es un proyecto científico, en el aspecto más genuino de la palabra. Muy diferente de las cuestiones ufológicas al uso.

Termino ya; espero que este intercambio epistolar sirva para algo, aunque también en este extremo soy escéptico: no conozco el caso de que nadie haya jamás convencido a nadie de nada en un chat, en una discusión por la web o en una tertulia televisiva.

Termino ya, pero no quiero pasar por alto otro párrafo suyo:

"El trabajo que se toma para denostar las opiniones que no le gustan, da la impresión de que para usted esos temas son extremadamente importantes, cuando en realidad, los que correspondería es pasarlos
por alto y no darles mas importancia de la que tienen..."

La impresión que le da es totalmente correcta. Estos temas son extremadamente importantes. No entiendo que me diga que debiera pasarlos por alto. La salud pública es una prioridad en un mundo civilizado. Tiene muchísima importancia. Por cierto, ¿porqué no pasó usted por alto mi blog, sin darle más importancia de la que tiene?


También para mi ha sido un gusto, doctora.

Jesús M. Landart

Iker Jiménez en la Universidad del País Vasco

Acabo de leer en el Diario Vasco que Iker Jiménez va a dar una charla sobre OVNIs en la UPV.

Analizando un poco la cuestión, no creo que el tema de los OVNI sea un tema imposible de tratar en suelo universitario. Nada de eso. Tampoco creo que los temas a tratar en la universidad deban estar circunscritos a una serie de áreas prefijadas. Tampoco es eso.

Lo que pienso es simplemente que un acto en el auditorio del campus de una universidad cualquiera debe ser un acto que cumpla unas características mínimas de rigor y seriedad; que los responsables de la universidad deben velar porque se respete la libertad de expresión a la vez que se vela por el derecho a una información veraz, contrastada, real; y en este caso no va a ser así. Cualquiera que haya leido algo escrito por el ponente sabe que eso no va a ser así. Pienso que la universidad está para alejar los fantasmas, para hacer luz de las tinieblas y no para lo contrario.

Cuando la noticia es así:

Iker Jiménez, director del programa radiofónico Milenio3, que trata de variados fenómenos paranormales, junto a la subdirectora del programa, Carmen Porter, ofrecerán una charla coloquio sobre los más fascinantes enigmas tratados por ellos. La charla, organizada por El Diario Vasco, será presentada por el periodista...


como decía, cuando la noticia es así, uno no tiene la menor duda de lo que va a producirse: la magufería elevada a la enésima potencia, con el agravante de una presunta pátina de respetabilidad añadida por el entorno universitario en el que se produce.

Huelga definir el nivel de credibilidad que nos produce Iker Jiménez, su programa Milenio3 y la charla en cuestión, que se producirá media hora después de escritas estas palabras.

Una vez más, los amigos de lo paranormal podrán exhibir el gol una y otra vez: "nuestras "teorías" tienen cabida en la universidad". Como augurando el cariz del asunto,la noticia del acto lleva como titular: FENOMENOS PARANORMALES EN LA UPV

En fin, que aunque la cosa no es demasiado importante, no es precisamente una buena noticia.

Dos páginas más adelante en el mismo periódico un señor llamado José María Mainat , al frente de la productora Gestmusic exclama:

Llamar basura a un programa de éxito es insultar a todo su público

Yo no sé si el Sr. Mainat es un imbécil o un listo. Posiblemente lo segundo. La frase, así redactada, pudiera querer decir que un programa por ser de éxito no puede ser basura. En ese caso el Sr. Mainat sería imbecil sin remedio, a no ser que mintiera descaradamente, en cuyo caso sería un listo en la peor acepción de la palabra. O pudiera querer decir que si un programa es de éxito y a la vez basura, entonces el público es digno de ser insultado afirmando que es una basura aquello que le entusiasma.

Eso me parece más correcto, o al menos más cercano a la verdad, pero no creo yo que ese fuera el sentido que el sr. Mainat haya querido dar a la frase.

En todo caso, me parece claro que la mierda está de moda, y no por ello deja de ser mierda. Tenemos mierda en le televisión, y hoy tenemos mierda en la UPV, y seguirá siendo mierda aunque se llene hasta la última butaca del auditorio del campus; que habrá conocido momentos más dignos.

La matemática española y la crisis de finales del siglo XIX

La matemática española y la crisis de finales del siglo XIX La editorial nivola comenzó su colección Ciencia Abierta en diciembre de 1.999.
Me parece una colección espectacular dentro del panorama editorial de divulgación científica española. Hemos comentado ya varios libros de esta colección:De los Bernoulli a los Bourbaki, Verdad matemática y Memorias de un matemático. Hoy nos referiremos al primero en orden de aparición: ”La matemática española y la crisis de finales del siglo XIX”, de Javier Peralta.

El nivel de la aportación matemática española al mundo es exigua, salvo en el momento de dominación árabe. Con esta triste constatación que tampoco era necesaria por sabida y obvia, comienza este interesante libro.

El núcleo del mismo es la intención de explicar que si existe una cierta actividad matemática en España, es gracias al esfuerzo y la gran talla de un exiguo número de personas que trabajaron a finales del siglo XIX, de las cuales tan sólo se suele mencionar a Julio Rey Pastor

El siglo XX ha sido en gran medida también obra de un grupo reducido. Menciona el libro que hoy comentamos que en el célebre II Congreso Internacional de Matemáticos celebrado en París, aquel en el que Hilbert dictó los famosos 23 problemas abiertos del momento, que de una u otra forma marcó el desarrollo matemático de todo el siglo, asistieron cuatro matemáticos españoles: Zoel García de Galdeano, José Ríus y Casas , Leonardo Torres Quevedo y Torner y Carbó .

Algunos datos del libro son sorprendentes: La Revista de la Sociedad Matemática Española tenía en el año 1.912 la cantidad de 423 suscriptores. Este dato da pie a pensar que existía entonces, como ahora un potencial de interés grande, pero que de una u otra forma, los sucesivos gobiernos que España ha tenido nunca han sabido ayudar a que dicho interés se materializara en nada concreto. El nivel de las ayudas, las infraestructuras inadecuadas, ausencia de subvenciones de la Administración, ya saben... lo de siempre.

El libro se compone de cuatro capítulos. en el primero de ellos, Antecedentes históricos, se hace un breve resumen de la historia de nuestra matemática, desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX.

El segundo capítulo, La polémica sobre la ciencia en España, presenta la discusión sobre el papel que hemos jugado -francamente exiguo, salvo en el periodo de dominación árabe- en el panorama matemático mundial.

En Las matemáticas en la segunda mitad del XIX. La crisis del 98 se hace un análisis de la lenta evolución científica acaecida desde mediados del pasado siglo, para dedicar el cuarto capítulo, Las primeras décadas del siglo XX, al progreso realizado en esta disciplina en el primer tercio del siglo XX.

EL libro se cierra con unas sucintas biografías de lo más granado del panorama español en el progreso de la matemática de finales del siglo XIX: José Echegaray y Eizaguirre , Zoel García de Galdeano, Eduardo Torroja y Caballé , Leonardo Torres Quevedo , Ventura Reyes y Julio Rey Pastor . Salvo alguna excepción, unos perfectos desconocidos para todos nosotros. ¿ A que sí?

Y a sólo unos kilómetros, un país como Francia produciendo glorias innumerables por docenas...

Ficha del libro:

La matemática española y la crisis de finales del siglo XIX
Javier Peralta
Editorial nivola
Colección Ciencia Abierta, nº 1
ISBN: 84-930719-7-8
Encuadernación: Rústica, con solapas.
128 páginas
1ª edición: diciembre 1999
Precio: 14,50 €. (4% IVA incluido)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Teratocarcinoma y culpa.

Malo es que se difunda por la sociedad una estupidez como la homeopatía. Malo es que médicos titulados sean, además homeópatas, demostrando un nulo conocimiento de química elemental. Malo es que los caras de Belmez sigan haciendo el agosto con las caras de Belmez, como en lo más oscuro del tardofranquismo. Pero hay cosas peores. Cuando en una sociedad regida por preceptos religiosos se vive bajo la férula del pensamiento mágico, el horror puede llegar a límites increíbles.

El ejemplo que les enlazo a continuación puede parecer un caso límite, pero no creo que lo sea. En un mundo irracional todo es posible. Por eso la batalla contra este estado de cosas no ha hecho más que empezar.La lucha contra el pensamiento irracional es bastante más que una estética.

Mauricio José Schwarz en su estupendo blog escéptico nos ilustra esta afirmación con un caso sorprendente y escalofriante. Lo teneis aquí.

Malglam me da la pista de otra historia mucho más cercana, por si alguien pensaba que estas cosas no ocurren por nuestras tierras.La teneis aquí

Todo esto debiera servir para que aquellos escépticos que ventilan de un plumazo cuestiones de creencias con frases como “creen porque es más fácil para ellos” se lo pensaran dos veces. Reivindicamos el pensamiento crítico entre otras cosas porque libera a las personas de aberraciones como las que aquí se enlazan. Pero por favor, sin caer en simplismos que ofenden a la mente: un creyente no es un idiota (a veces sí, idiota total, lo sé). El pensamiento crítico no es fácil; exige un esfuerzo continuo, y si por algo no pasa es por la recitación de mantras de buen tono en la “comunidad escéptica”, si es que tal cosa existe.

Contra la pseudociencia: teorema de Tales

Contra la pseudociencia: teorema de Tales Si dos o más paralelas son cortadas por dos transversales, aquellas determinan en éstas segmentos proporcionales THALES DE MILETO. (y Les Luthiers)

Hace algún tiempo, cuando hablábamos de topología, decíamos que ciertas propiedades de un objeto geométrico variaban cuando lo torturábamos de determinada manera, y ciertas otras no.

Las formas de tortura a las que puede ser sometido un objeto geométrico son muy variadas. Imaginémonos un triángulo que reposa sobre el plano cartesiano. La forma más leve de molestia que le podemos ocasionar es desplazarlo de un lugar a otro. Algo más molesto para el triángulo será rotarlo. Ambos movimientos son rígidos en el sentido de que mantienen las distancias relativas de los puntos del triángulo, y por lo tanto sus medidas ordinarias. A este tipo de transformaciones se le denomina precisamente movimientos .

Si consideramos la propiedad de triángulo original "tener un área determinada" , o "tener los tres lados de una determinada longitud " , la molestia que hemos ocasionado al triángulo por medio del movimiento no es una molestia lo suficientemente fuerte como para variarlas. Sin embargo si consideramos la propiedad " tener su baricentro en un determinado lugar , evidentemente sí será variada.

Parece intuituvo pensar que aquellas propiedades que resultan invariantes ante una detreminada actuación sobre la figura son propiedades más profundas de la misma, más interesantes, más intrínsecas y menos circunstanciales. En efecto, la propiedad " tener su baricentro en un determinado lugar no parece ser muy importante...

El tipo extremo de tortura a que puede ser sometido un cuerpo geométrico ( y humano, por supuesto) es la pulverización, rasgado, rompimiento y descuartizamiento completo. La geometría (1) no considera tal actuación como civilizada y no se interesa por su aplicación, ya que no hay propiedad tan profunda que permanezca invariante ante tamaña atrocidad. Las máximas torturas "políticamente correctas" en geometría son los homeomorfismos topológicos, que admiten ampliaciones, reducciones, estiramientos, encogimientos y crueldades similares... todo menos romper, rasgar y/o pegar partes. Sólo las propiedades más profundas de la figura permanecerán invariantes ante estas transformaciones, y serán llamadas propiedades topológicas de la figura.

A medio camino están las transformaciones que admiten movimientos, rotaciones y ampliaciones o reducciones ( cambios de escala). Las propiedades que permanezcan invariables serán denominadas " invariantes por cambio de escala"

En una ocasión tuve que explicar trigonometría plana a una persona en media hora (antes de un exámen), cuyos conocimientos eran prácticamente nulos. Opté por hablarle del Teorema de Tales , y decirle que existían ciertas propiedades de un ángulo en un triángulo rectángulo que no cambiaban con la escala: éstas eran cocientes de dos longitudes,en virtud de dicho teorema. Como no importaba a qué distancia del vértice considerábamos los lados cuyas longitudes medíamos, llegábamos a la conclusión de que dichos cocientes eran simplemente propiedades de dichos ángulos. Dado que había tres lados posibles, teníamos seis maneras de hacer las divisiones. Simplemente les poníamos nombre: seno, coseno, tangente, cotangente, secante y cosecante. Las relaciones entre ellos eran una trivialidad que además no hacía falta alguna aprender; salían solas aplicando el teorema de Pitágoras.

Hay veces que uno vé iluminarse una cara con el entendimiento repentino: esa fue una de las veces. Aquella persona había comprendido perfectamente la invarianza por cambio de escala, y de paso la trigonometría había dejado de ser símplemente una palabra griega de seis sílabas para convertirse en algo muy, muy sencillo.

Algo así hubiera necesitado el protagonista de la siguiente historia, rigurosamente cierta, en la que participé hace bastantes años.


La charla había discurrido por los cauces esperables, dado el cartel anunciador: ANTROPOLOGIA GNOSTICA. EL MISTERIO DE LAS PIRÁMIDES. En un segundo piso, una salita con unas treinta personas escuchaban a un orador explicar mil y una idioteces sobre las medidas de la pirámide de Keops. Que si dividiendo tal arista por tal otra sale x veces el diámetro terrestre, que si patatín y que si patatán. Imposibilidades dimensionales aparte (nunca se puede comparar un cociente de dos longitudes con una longitud), el muchacho cabrón con ganas de guerra esperaba agazapado en su silla urdiendo el ataque. Algunas de las medida de la pirámide que el orador equiparaba con distancias y valores del mundo real que los egipcios ( se supone) no podían conocer eran medidas lineales (en metros), y otras eran cocientes de medidas, y adimensionales por tanto. Las primeras no era invariantes por cambio de escala y las segundas sí, por razones expuestas más arriba.El muchacho cabrón levanta la mano en el turno de preguntas:


- He oído, dice, que la Gran Pirámide está en parte cubierta por arena del desierto, de forma que puede ser mucho más grande de lo que creemos, a pesar de que ya nos parece inmensa; es esto cierto?

- Por supuesto que sí es cierto, explica con fervor el orador. Puede ser aún mucho mayor de lo que creemos.

Ya ha mordido el anzuelo, el pobre imbécil, piensa el muchacho cabrón.
- Y si es así, cómo podemos decir que la distancia tierra-sol es EXACTAMENTE nosecuántas veces la altura de la pirámide, si no sabemos cuanto mide dicha altura?


Ya está. Comienzan murmullos al fondo de la sala. El orador carraspea y el público se ríe tímidamente al principio, y más abiertamente después. EL muchacho piensa para sí: ¿Porqué disfruto yo tantísimo con estas cosas?

____________________________________________________________

(1) Consideramos en este post geometría en el sentido de Felix Klein: el estudio de las propiedades que permanecen invariantes ante determinadas transformaciones. Desde este punto de vista, una transformación que no deja invariante propiedad alguna no tiene interés geométrico.

PARA ANORMALES

PARA ANORMALES Javier Armentia nos cuenta aquí el despropósito que está a punto de perpetrarse al respecto de la última imbecilidad paranormal: la alerta OVNI 2004.

A pesar de que no pensaba poner post alguno hasta agosto, no puedo menos que hacerme eco de este asunto.

La cadena SER colabora con este engaño mayúsculo en el que la mentira ha sido la tónica dominante desde el comienzo, para intentar conseguir adhesiones de organismos científicos, planetarios y museos de la ciencia.

La increíble cifra de 589 comentarios al momento de escribir este post en el blog de Armentia da una idea de la magnitud de la desfachatez, y la virulencia del tema estos días.

Por su parte, Luis Alfonso Gámez nos propone poner a prueba la fiabilidad de los avistadores OVNI creando nuestros propios señuelos. (Qué recuerdos, cuando hicimos exactamente ESO hace 25 años con el Proyecto Iván...).

Desde el excelente blog sobre historia clio, José Luis Calvo escribe una carta a la SER denunciando la manipulación, la mentira y el despropósito, y ahora me entero de que en Belchite, lugar tristemente famoso por las muertes de la guerra civil española, mientras se está trabajando por dar reposo con honor a los combatientes que aún no han recibido digno entierro, una cuadrilla de gilipollas van a realizar psicofonias para comunicarse con los muertos.

El circo para anormales está servido.

Que ustedes lo disfruten; tienen varias posibilidades:

1.- Hacer el idiota, intentando comunicarse con los seres galácticos, enviando energía positiva al cosmos y hablando con los muertos.

2.- Hacer que los demás hagan el idiota con alguno de los procedimientos explicados en el punto uno, mientras uno fabrica un falso OVNI y se divierte de lo lindo.

3.- Hacer una reflexión profunda sobre los medios de comunicación y la condición humana.

4.- Leer este post y no volver a pensar más en el asunto.

En todo caso, que pasen ustedes un feliz verano, y si miran al cielo la noche del 25, que sea para disfrutar de la visión del firmamento a poder ser en buena compañía...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Una perla escondida en un baúl.

Una perla escondida en un baúl. Ya lo comenté una vez, pero ahora puedo enseñarles la portada y alguna página interior. En un baúl dormía este incunable de la inmundicia gráfica, esperando que fuera a rescatarlo.

En otras épocas, no existía Internet, y por lo tanto no había blogs. Las revistas tipo Año Cero aún no habían visto la luz, y quien tenía "una teoría", no tenía más remedio que conseguir que una editorial publicara su panfleto, como es el caso que les presento.

Vean el título:

NUEVA CONCEPCION DEL UNIVERSO
LA MISTERIOSA ACTUACION DE LA LUNA
ESTRUCTURA DEL COSMOS A BASE DE NUEVA MECANICA CELESTE
SOLUCION IRREFUTABLE A LA CUADRATURA DEL CIRCULO


Teorías y soluciones por Justo Mintegi
Editorial Itxaropena Zarauz

Un verdadero incunable, pblicado en España poco antes de la guerra civil.

En unas pocas páginas, da un repaso im-presionante a los cuatro tópicos citados, y aún le sobra espacio para aclarar los conceptos (erróneos, por supuesto) del evolucionismo darwiniano.

En sus páginas centrales, podemos ver lo siguiente:



El texto a pie de páginas dice:


"Este escalonamiento de seres se puede degradar más, con relación a lo perfecto, incluyendo esquimales, etc. Y en ese caso, ¿dónde se halla la línea divisoria entre lo racional y lo irracional?"


¿A que es encantador?

Javier Armentia y las mentes prodigiosas.

Antena3 es una cadena privada de televisión en España. Creo necesario decirlo para ubicar a los lectores no españoles que honran este blog con sus visitas. La última payasada de la televisión ( no de Antena3 explícitamente, sino de la televisión en general) es El castillo de las mentes prodigiosas.

Se trata de Un nuevo concurso en el que convivirán diez personas que aseguran estar dotadas de facultades sobrenaturales… Es decir, afirman que son capaces de hacer cosas que, según ellos, el resto de los mortales no podemos realizar.

El programa producido por Gestmusic para Antena 3 fue seguido el martes en el horario de máxima audiencia de la cadena privada por 1,6 millones de espectadores y no superó el 14,9% de cuota de pantalla. Videntes y brujas concursaron con sus pronósticos y predicciones de futuro en medio de un ambiente esperpéntico que llevó a la cadena privada de Planeta a sus índices de audiencia más bajos.

Pero no es de esto de lo que quiero hablar, sino de la participación en dicho programa de Javier Armentia , director del planetario de Pamplona, astrofísico, excelente blogero y ex-presidente de ARP (Alternativa Racional a las Paraciencias).

He leído en la excelente bitácora de Luis Alfonso Gamez un montón de comentarios críticos de los lectores a la presencia de Armentia en dicho mierda-show. Y no puedo salir de mi asombro por ello. Desde aquí, mi más sincera felicitación a Javier, que va a ganar dinero, se lo va a pasar de cine riéndose de la estupidez humana, y además, seguro, va a aportar el granito racional y crítico que este tipo de programas no suelen tener. Seguro que es la persona idónea para llevar a cabo una visión crítica de este asunto, seguro que sin su presencia (o la de otro escéptico válido como él), a miles de personas llegaría un mensaje absurdo, falso y estúpido de la supuesta realidad de los fenómenos paranormales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres