Blogia
Tio Petros

El proyecto Iván ( y 3)

El proyecto Iván ( y 3) El resto de la historia es fácil de imaginar. Se trataba de crear el caldo de cultivo social suficiente y necesario para propiciar que la gente viera OVNIs. Esto hoy en día sería realmente difícil, pero a finales de los años setenta no lo era en absoluto, como demostramos.

La comarca en la que trabajábamos era ideal a este respecto: ni demasiado grande ni demasiado pequeña. En el entorno costero desde Fuenterrabía hasta San Sebastián, comprendiendo las poblaciones de Fuenterrabía, Irún, Oiartzun, Rentería, Lezo, Pasajes y San Sebastián viven unas trescientas mil personas. Algo más de la mitad se concentran en la capital. Los medios de comunicación tenían una componente local muy fuerte ( y la siguen teniendo), de manera que actuarían de amplificadores de cualquier noticia relacionada con los OVNIs en la comarca.

Por otro lado, la efervescencia del fenómeno OVNI era enorme y credulidad de la gente no tenía límites. El proyecto constaría necesariamente de tres fases:

PRIMERA FASE: CREACION DEL AMBIENTE PROPICIO

No fue difícil. Bastó una campaña de noticias en radio y prensa sobre avistamientos OVNI en la comarca. Los avistamientos de esta fase era obviamente inventos. Las noticias se realimentaban a sí mismas, los periódicos estában ávidos de publicar cualquier cosa relativa a fenómenos en los que los extraterrestres estuvieran involucrados. Pudimos comprobar que para que una noticia de tal calibre saliera en prensa no tenía que pasar ningún filtro previo de credibilidad, ya que no tuvimos problema alguno en que saliera publicado todo lo que nos propusimos.

En pocos días era patente que la gente se había enterado del asunto. Era tema habitual de conversación tanto en la peluquería como en el bar, en el trabajo o en la calle.

Como recuerda Juan Antonio Puerta, uno de mis compañeros en el proyecto:

“los días 23, 24 y 27 de diciembre los miembros del C.E.P. se afanaron en “colar” los primeros avistamientos falsos en el periódico “El diario vasco” y la emisora “La voz de Guipúzcoa”. Los casos OVNI, consistentes en pintorescas apariciones de enormes objetos discoidales multicolor y sobrecogedores resplandores, estaban aderezados con nombres y apellidos, muchos de ellos deliberadamente inventados.

Fue el mismo día 27 cuando salieron a la luz pública los primeros casos OVNI, en los cuales nada tuvieron que ver los promotores del experimento. Como era de esperar, el Proyecto Iván comenzaba a dar sus frutos.

La emisora “La voz de España” difundió una noticia que resumía de forma pormenorizada el caso protagonizado por cinco niños de entre 10 y 15 años. Estos afirmaban haber divisado en el Alto Errondo de San Sebastián diversas luces rojas y blanquecinas. Sin embargo, las pesquisas de los miembros del C.E.P. concluyeron que se trataba de un avión.
A partir de entonces el seguir inventando casos se volvió innecesario. Diversos testimonios “auténticos” se fueron produciendo espontáneamente, cumpliendo así la hipótesis del C.E.P.”


SEGUNDA FASE: UN AVISTAMIENTO “REAL”

Esta fase se diseñó para potenciar la primera, pero en realidad no hubiera hecho falta, dado que el tema prendió perfectamente en la población. Se trataba de ofrecer el espectáculo en directo de un avistamiento. Para ello nada mejor que la víspera de Reyes, el día 5 de diciembre de 1.979. Había luna nueva (es decir, no había luna), el tiempo estaba despejado y no era posible distinguir las siluetas de los montes cercanos: las Peñas de Aya y el monte San Marcial. Además, en Irún se concentraba en la Plaza de San Juan una multitud con ocasión de la llegada de los Reyes Magos al ayuntamiento, desde donde se podía observar las peñas de Aya perfectamente.

Un montaje relativamente sencillo en las faldas de dicho monte a base de luces conectadas a la batería de un vehículo y unos flashes sincronizados fueron suficientes para que un par de ganchos en la plaza de San Juan hicieran su labor y todo el mundo pudiera observar aquel “OVNI”.

He comentado que esta fase era una potenciación de la primera fase, pero era algo más: sirvió para comprobar hasta qué punto los testimonios de los testigos son fiables. Recogida la información de los testigos, cada uno vió una cosa diferente. Incluso muchos de ellos vieron al objeto desplazarse por el cielo desde el monte San Marcial hasta las peñas de Aya. Formas, tamaños y colores diferentes...cada uno vió “su OVNI”. El periódico vespertino LA UNIDAD publicó que el objeto sobrevolaba en torno al monte San Marcial, cuando el montaje fue en las Peñas de Aya.

TERCERA FASE: TOMA DE DATOS Y ANALISIS

A partir del día del montaje, cinco de enero de 1.979 no hubo falsificación alguna… y la gente siguió viendo OVNIs. Hubo un proceso de agotamiento del fenómeno y en quince días todo volvió a la normalidad. Habíamos conseguido crear una oleada. El número de personas que vió algún OVNI en el que nosotros no estábamos involucrados fue muy grande. Los datos fueron publicados en la revista STENDEK, número 39, en 1.980.

Los estudios de Félix Ares y David G. López en torno a la oleada de 1968-1969, que dejaban claro a partir de los datos y de su estudio a posteriori que las oleadas OVNI eran inducidas por acontecimientos sociales, y que no tenían por lo tanto componente intrínseca al fenómeno, recibían ahora el espaldarazo de un experimento diseñado ad hoc para demostrarlo experimentalmente.

Debemos aceptar que el proyecto tuvo un aspecto realmente cuestionable: el engaño a periodistas y a la población. Sin embargo el engaño fue breve, y los datos recogidos no podrían haberlo sido de otra manera. En todo caso, personalmente opino como Félix Ares: ahora no lo haríamos… pero lo hicimos.

A nivel personal mi interés por el fenómeno OVNI desapareció al concluir el proyecto Iván. Ya tenía la respuesta que quería en cuanto a la realidad del fenómeno. Este fenómeno adolecía de la misma enfermedad que todos los temas paranormales: sus características intrínsecas se esfumaban en cuanto se observaba con espíritu crítico. No quedando pautas propias del fenómeno, todo se diluía en aspectos muy terrestres, aunque no por ello menos apasionantes. Efectivamente seguían existiendo preguntas muy interesantes en torno a los OVNI.

Una de ellas es cómo y porqué se gestó el mito. De qué fuentes se alimentó, cómo creció y llegó a tener la importancia que tuvo. Otros respondieron a esta pregunta.

Pero esa es otra historia. Historia que ya ha sido contada en un libro excepcional titulado Para entender a los extraterrestres , en el que Wiktor Stoczkowski explica estos aspectos del fenomeno. Acento Editorial. Madrid, 2001.



Feliz fin de semana a mis lectores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Omar López -

No cabe duda de la credulidad de las personas en todo el mundo, un invento en donde cada quién da su opinión y no se preocupan por investigar.

Nina -

Que lio con esto de los OVNIS.

Javier -

Apreciado Petros: soy tu amigo Javier de "la logia de los primeros viernes". Me he quedado alucinado leyendo esta historia de tu proyecto Iván, y me ha hecho recordar aquellos años de mi pre-adolescencia, dedicado a estudiar el tema OVNI, con los inevitables libros de Von Daniken, Benítez, etc. Recuerdo perfectamente el caso de Gaintxurizketa, y mi inocente deseo de desplazarme en "topo" a ver si veía algún resto, etc.

Si de algo me sirvio el tema OVNI fue para despertar en mi el sentido escéptico (o al menos desconfiado a priori), y para ser consciente de que me habían tomado el pelo. Muchos años más tarde, cuando la prensa se hizo eco de oleadas de avistamientos de ovniS rn la antigua URSS, en pleno proceso de cambio político, pensé que quizálos tiempos de fuerte incertidumbre social sean propicios para la fenomenología paranormal.

Cluje -

Vamos, que montasteis lo del ovni en un estanco de la calle de la ballesta, de Tip y Coll :D

Anónimo -

Bueno, veo que no hay opiniones discordantes:¿ pero qué se opina sobre el OVNI de Fátima ?
Miles de testigos, testimonios en prensa: no creo que fuese un experimento sociológico.

TioPetrus -

Hola Klapaucius. Estaba seguro que el sentido de tu comentario era exactamente ese. Un abrazo.

Klapaucius -

ahora que me leo, me encuentro eclectico y un poco ambiguo, así que me clarifico.

Haber visto cosas raras a las que no encuentro explicación satisfactoria no me hace pensar que:
- no pueden ser explicadas sin recurrir a suposiciones extravagantes.
- son seres alienigenas que vienen a visitarnos
- son vehículos de civilizaciones superiores
simplemente son cosas que no sé qué son , y nada más. Como dijo Wittgestein, de lo que no se conoce, no se puede hablar.

Klapaucius -

Pues yo he visto muchas cosas raras por observación directa, uno también es aficionadillo, y sólo dos que no tienen una explicación satisfactoria. De ahí a llegar a pensar que son naves, de ser naves que son alienigenas, tripuladas, de ser tripuladas que son extraterretres, intraterrestres, puertas temporales, y un largo etc, hay mucho, muchísimo, trecho, normalmente andado sin el más mínimo rigor.

eseprimo -

me recuerda el impacto que tuvo en la sociedad estadounidense de la década de los 30 cuando Orson Welles se montó la broma de la Guerra de los Mundos en la noche de Halloween. En aquella ocasión el efecto creció sobremanera cuando las precarias líneas telefónicas del pueblito de Nueva Jersey quedaron colapsadas después de recibir unas pocas llamadas de familiares y agencias de información. El resto de usuarios que intentó comunicarse con miembros de aquella comunidad, ante la imposibilidad y las raras noticias, optó por creer la broma y se terminó montando un pifostio de gran calibre… por el cual el Sr.Wells estuvo a punto de ir al talego.

Tio Petros -

Gracias por tu interés, Mizar. Como aficionado a mirar al cielo por las noches (incluso con telescopio), puedo dar el mismo testimonio que tú. Jamás ví nada que pudiera entenderse como una nave extraterrestre. Lo bonito del asunto es que a pesar de que tras el fenómeno OVNI no hay ningún sustrato real, es apasionante desde el punto de vista sociológico. Hemos asistido al nacimiento de una nueva y seguramente efímera religión.

Mizar -

He seguido con mucho interés esta serie. El tema es fascinante, yo creo que hay una relación entre los mitos, las leyendas urbanas y los OVNI. Imagino que recordáis aquella historia de Ricky Martin en Sorpresa, Sorpresa. La noticia se extendió de forma increiblemente rápida y mucha gente aseguraba conocer a alguien que había visto el programa. Con los OVNIS pasa algo parecido, no es difícil saber del pariente de algún conocido que tuvo "un encuentro en la tercera fase".

Por mi afición a la astronomía he pasado muchísimas horas más que el ciudadano medio mirando al cielo y nunca he sido testigo de nada anormal, sí que he visto cosas raras, por supuesto, pero todas han tenido una explicación racional y satisfactoria. Indudablemente que yo no haya sido testigo de un avistamiento no demuestra que el fenómeno no sea genuino, pero pasa lo mismo con el 100% de aficionados a los que conozco, y conozco a muchos..así que simplemente por una cuestión de probabilidad, la navaja de Occam me inclina a pensar que es un fraude. Máxime cuando he sido testigo a mi alrededor de mucha excitación por fenómenos naturales. Recuerdo una vez que había un grupo de gente comentando que se veía un OVNI cuando sólo se trataba del planeta Venus. Insisto en que esto no es una demostración, pero con los años adquiere uno la sana costumbre de dudar de todo, incluso de lo que te muestran tus propios sentidos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres