Blogia
Tio Petros

Humildad

Cuando titulé TioPetros este blog, lo hice por la figura de Petros Papachristos , protagonista de la novela El tío Petros y la conjetura de Goldbach . No sé yo si ésta es una gran novela, pero no me cabe duda que refleja perfectamente la figura patética del enamorado no correspondido, cuyo objeto de amor es la matemática.

La mayor parte de los enamorados de la matemática (no profesionales) somos como el tío Petros: amantes no correspondidos. Cuando hacemos algún "descubrimiento" es para terminar encontrando que otro lo descubrió hace dos milenios y medio.

No obstante, así es la vida.

Acabo de encontrar una cita muy ilustrativa a este respecto:

Las buenas matemáticas son hechas por muy poca gente (150, a lo más, en el siglo XX). Hay un puñado de "líderes". Las buenas orientaciones son las dadas por estas personas. Ejemplos: Riemann, Elie Cartan, Siegel; siete u ocho en total en el siglo XVIII; treinta en el XIX; uno por año en el XX. Una teoría noble es una teoría considerada buena por estos matemáticos; la opinión de los otros no tiene importancia.

¿Qué deben hacer los demás? Deben continuar; tratar de avanzar por los nuevos caminos desbrozados por los "genios", tener una cierta humildad delante de estos; es una característica esencial de un hombre de ciencia. Los genios van adelante respecto a su época. A quienes los siguen compete un cometido nada despreciable: desempeñar el papel de cajas de resonancia. Los "seguidores" deben tratar de explicar, de vulgarizar lo que los líderes no se han tomado la pena de desarrollar. Este oficio de continuador no tiene nada de deshonroso. Se emplearon cien años para penetrar en el pensamiento de Riemann y esto hizo progresar muchísimo el conocimiento matemático. Se enriqueció al mismo tiempo dicho pensamiento y se le dieron bases sólidas


Es tan patente el inmenso poder de ciertas mentes que a un matemático, o a un amante de la matemática no le suele costar ningún esfuerzo reconocerse a años luz de ellos.

Algo así le sucedía a Laplace, que no era ningún segundón, cuando exclamaba:

Leed a Euler, leed a Euler; él es el maestro de todos nosotros

Cuando seguimos una demostración, o aprehendemos un concepto, los amantes no correspondidos disfrutamos de un pálido reflejo de lo que significa (de lo que debe significar) rozar el cielo con el poder de la mente y asistir en primera persona a un logro de los grandes.

Wiles lo relata muy bien al respecto del momento en el que descubrió el camino hacia la demostración del último teorema de Fermat :


Era un lunes por la mañana, 19 de septiembre [de 1.994]. Estaba tratando de convencerme a mí mismo de que no podría lograrlo, mientras miraba exactamente el problema, cuando repentinamente, en forma totalmente inesperada, tuve esta increíble revelación. Me di cuenta de que lo que me tenía bloqueado era exactamente lo que resolvería el problema que había surgido en mi intento con la teoría de Iwasawa tres años antes. Fue el momento más importante de mi carrera. Era tan indescriptiblemente hermoso, tan simple y tan elegante. No podía creerlo y así permanecí por veinte minutos. Luego, durante el día, caminé por el apartamento. Regresé una y otra vez a mi escritorio para ver si aún estaba allí. Aún estaba allí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

joes -

El tío Petros es de esos héroes que desean pasar a la inmortalidad con un legado eterno o dejar nada, y pasar inadvertido. Pero siempre hay detractores que dicen que se equivocan (el sobrino, los hermanos, y el comapañero del sobrino). Muestra que las matématicas es el fruto más peligroso y a la vez el más completo del árbol del conocimiento que prohibio Dios a los humanos y comerlo lo lleva a la locura, por ver la verdad es su máximo apogeo.

karla -

este texto me dio flojera leerlo pero cheque unas partes y me parecio muy bueno

Anónimo -

yo un simple estudiante de matematicas he visto en estas frases un reflejo de mi, de como tardo semanas en pensar por mi cuenta algo que los grandes maestros pensarian en dos segundos. Pero me he sentido todavia mejor al leer las ultimas frases en las que he observado que los grandes tambien se has sentido como yo y ha resurjido la ilusión al ver que ellos tambien han tenido esta sensación y me lleva a penar que quiza yo algun dia sea uno de ellos que al fin y al cabo es la ilusión de todo buen matemático.
Gracias por ofrecernos una pagina tan buena aunque hace poco que la conozco.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

maria elena -

Hermoso libro, hacía mucho que no leía algo tan bello. Mi admiración por la matemática se resume en una frase: la matemática es la poesía de las ciencias y la geometría es la poesía de la matemática.

Perogru-yo -

Maldito Tio Petros, snifff, ya nunca podré saldar cuentas contigo, snifff. Jodia alergia primaveral, sniff.
PD: Existirán los clones meméticos?

Crystal -

Muy bonito, sí, de eso se trata en realidad, ¿no?

dorfun -

Ahora que recuerdas el fantástico Tio Petros, esta tarde, en La ventana (Cadena SER) hablaban con Joaquín Leguina de su último libro "El rescoldo" donde según apuntaban, el protagonista persigue El último teorema de Fermat. Habrá que echarle un vistazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres