Blogia
Tio Petros

Vivencias personales

Esto es todo, amigos.

Me da pena ver el blog sin posts sobre matemáticas desde hace un mes.

Llevo semanas demorando la decisión de hacer algo al respecto, y creo que lo mejor será explicar que recientes cambios en mi disponibilidad de tiempo libre, así como en mi trabajo me hacen muy difícil continuar el blog, al menos hacerlo como hasta ahora.

Tio Petros se ha estabilizado en orden a las 500 visitas diarias, de forma bastante independiente del ritmo de publicación de nuevos posts.

tablebar

Este dato, y el hecho de que me siguen llegando comentarios en posts pretéritos me hacen deducir que existe cierto interés en seguir leyendo las historias matemáticas del blog. Aquí quedan varios centenares de ellas, lanzadas al cibermundo para quien quiera pasar un rato leyéndolas.

Así pues, TioPetros no se actualizará a partir de hoy.

Ha sido un placer pasear juntos por los más variados paisajes matemáticos, en busca de la belleza y de la verdad.

Hasta pronto.

Jesús M. Landart

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Anuncios

Anuncios

Sé que no tengo derecho a reclamación. Blogia no me pide un duro y me aloja el blog desde hace más de dos años. Comprendo perfectamente que es inevitable algo de publicidad, y si sirve para que el proyecto Blogia sea menos oneroso, o incluso rentable, me alegro.

Pero en fin, a poco que me vayan conociendo supondrán que ver este anuncio en mi blog no me hace ninguna gracia.

(Gracias Luis MIguel por el aviso)

Viaje a Galicia

Viaje a Galicia Este año, Vailima y yo vamos a realizar un viaje preparado con sumo cariño a Galicia. Pasaremos diez días en tierras gallegas, desde el 11 hasta el 21 de Julio, y del 13 al 17 estaremos en Santiago. El plan del viaje, como todos los años es turismo rural, románico, gastronomía y amigos.

Cada año hacemos un anuncio del viaje en nuestros blogs , y el resultado suele ser materializar la posibilidad disfrutar de la compañía de otros blogueros, o lectores. Así, una y otra vez comprobamos que internet sirve también para unir a las personas. Entraremos a Galicia por Lugo desde Asturias , y saldremos por Ourense hacia León.

Si algún lector de TioPetros quiere dejarnos disfrutar de su compañía el viaje será aún más interesante para nosotros. Al final de los viajes, siempre los amigos resultan ser lo más importante. Incluso por encima de la gastronomía y del románico.

Que no es decir poco.

Si alguien está interesado en pasar un rato en torno a una mesa con buen Ribeiro o Albariño, que nos lo haga saber en los comentarios o a través del email.

Por lo demás, y como se anunció en el post anterior, TioPetros reanudará su actividad a finales de Julio con energías renovadas.

Hasta entonces.

Eurovisión, o el triunfo de la varianza nula.

Acabo de ver un extracto del festival de Eurovisión que, por lo visto debió celebrarse ayer sábado. Comprendo perfectamente que este festival haya perdido todo su interés. Canciones enlatadas, países prostituyendo sus raíces músicales tradicionales en beneficio de una banalidad absoluta, renunciando a sus propias lenguas para cantar casi invariablemente en inglés... en resumen: varianza nula.

No sólo era imposible saber qué país era el que interpretaba en cada momento, sino que era igualmente imposible saber si se trataba de una canción actual o de hace años.

La variabilidad es lo que da interés a las cosas. La uniformidad es la muerte de la cultura, del arte y de la vida. Hasta los cuerpos de las cantantes exhibían una varianza cero.

Vaya mierda...

Tio Petros en muy buena compañía

Esta bitácora ha sido incluida en un listado de Terra
de diez bitácoras de ciencia(en el ámbito español).

No es meramente la inclusión en dicha lista, sino sobre todo la calidad extraordinaria de las otras nueve , todas ellas viejas y queridas amigas, lo que me hace sentir esta inclusión como un regalo inmerecido.

Universidad de Sevilla



El que esto escribe tiene una nivel extremadamente bajo en patriotismo, pero cuando se entera de ciertos esfuerzos, se le llena el pecho de satisfacción.

Eso he sentido hoy al enterarme de que

“Con el objetivo de ofrecer acceso público a un fondo bibliográfico, anterior al siglo XIX y de gran valor para la historia de la ciencia y de las humanidades, así como de la propia institución, la Universidad de Sevilla ha comenzado un ambicioso proyecto de digitalización de su fondo antiguo, así como de documentos de su Archivo Histórico. De esta manera la Biblioteca facilita la disponibilidad de sus recursos a la vez que contribuye a la difusión y conservación de su colección bibliográfica y documental.”

Tras un rato navegando por el fondo, accesible desde esta dirección:
no puedo dar crédito a mis ojos. Estoy entusiasmado y no puedo menos que comentarlo.

Vayan, vayan y disfruten. Que el hecho de que todo sea gratis no disminuya el valor inmenso que tiene que cualquiera podamos saborear estos hermosísimos textos desde nuestra casa. Bien por la Universidad de Sevilla, y por todos los hayan tenido algo tengan que ver con esta divulgación de la cultura.

Una reunión para recordar la prehistoria

Una reunión para recordar la prehistoria A veces uno recibe llamadas de teléfono que le alegran el corazón.

Así me ocurrió el sábado pasado cuando mi amigo Jesús Martínez Villaro me llamó para decirme que Félix Ares quería juntarse con nosotros dos y recordar los tiempos en los que no existía movimiento escéptico organizado alguno en España; época en la que nos conocimos y organizamos nuestras primeras investigaciones. Con ellos viví las experiencias relatadas en este blog sobre el proyecto Iván, con ellos conseguimos las pretendidas fotos Kirlian que les comenté hace unos post...

Con ellos dimos charlas en San Sebastián, y pasamos inolvidables jornadas aprendiendo cosas.

Por eso, recordarlas fué un placer añadido al de disfrutar de su compañía.



En la foto, Félix Ares y Jesús Martinez, mientras el primero nos demuestra que se puede explicar la esencia de la relatividad restringida y general en cinco minutos. (Dos minutos y medio para la primera y otro tanto para la segunda).

A eso le llamo yo capacidad de síntesis.

Lo dicho; un verdadero placer.

EL proyecto Iván (2)

Continuamos con la historia del Proyecto Iván . Para entender lo que sigue será necesario un esfuerzo por parte del lector en situarse a finales de los años setenta. El tema OVNI estaba en pleno apogeo. Diariamente salían en prensa, radio y televisión noticias sobre avistamientos. Los “ufólogos” eran multitud, y se asociaban en grupos de mayor o menor prestigio.

Sin embargo el nivel de las publicaciones sobre el fenómeno OVNI era tan desastroso como hoy en día, ahora que no queda sino un rescoldo residual de lo que fue el fenómeno OVNI. La única publicación que tenía algunos artículos (algunos tan sólo en mi opinión ) que podían salvarse de la quema era STENDEK, del grupo Centro de Estudios Interplanetarios (CEI) de Barcelona.

En el primer congreso de Ufología celebrado en Barcelona en diciembre de 1.977 se oyeron tonterías sin cuento de este pelo: “la verdad de los Ovnis vendrá de la mano de los científicos y de los poetas”... era un mundo de locos. En este ambiente, un reducido grupo de jóvenes científicos se habían plantado bastantes años antes, y habían tomado otros derroteros. Conscientes de que el fenómeno era inaprensible, se dedicaron a estudiar lo único que dejaba rastro: los datos de avistamientos. Trataron de encontrar pautas en los datos para responder a una sencilla pregunta: ¿Existe en el fenómeno OVNI algún componente intrínseco, o toda la variabilidad que exhibe se puede explicar desde causas extrínsecas al fenómeno?

Si hubiera una componente intrínseca sería más fácil admitir la posibilidad de una realidad independente del fenómeno. (Nótese que aún así estamos muy lejos de conceder estatus extraterrestre al asunto). Pero claro, estudiar tal cosa exigía trabajo de verdad: tratamiento estadístico, mucha matemática y mucha inferencia. Era más fácil recorrer 100.000 kilómetros tras noticias improbables.

Con su “Estudio de la oleada 1968-1969” Félix Ares y David G. López marcaron un hito en la ufología seria española. La pregunta recibía así una respuesta al menos parcial, pero cuantificada: la variabilidad del fenómeno OVNI en España podía ser bastante bien explicada apelando tan sólo a causas extrínsecas.

No eran ellos los únicos estudiosos serios del asunto en el territorio nacional, en Valencia existía una reducida pero activa célula de investigadores entre los que descollaban Vicente Juan Ballester Olmos y Miguel Guasp.

Estos estudiosos serios del fenómeno fueron tachados como ufólogos de salón una y otra vez por aquellos que confundían investigación con kilómetros vistiendo cazadoras de muchos bolsillos, amén de una parafernalia más propia de un periodista de guerra que de un investigador serio. Alguno estos últimos sigue actualmente en la brecha, como Juan José Benítez.

Todo ese período está formidablemente reflejado en el artículo de Luis Alfonso Gámez, autor de magonia: El fiasco de la ufología española

De hecho, él está mucho más cualificado que yo para rememorar aquellos tiempos, pues tras el proyecto Iván, mis intereses ufológicos desaparecieron y me desligué de la feria paranormal durante muchos años. Había encontrado lo que buscaba, y tan sólo me quedó me fascinación por la ciencia, que no me abandonaría ya nunca.

Pues bien, en aquélla época la paranoia ufológica desbarraba alrededor de dos tópicos (las abducciones aún no estaban demasiado de moda en España): las ortotenias y las oposiciones marcianas.

En un intento por encontrar pautas extrínsecas que avalaran la realidad del fenómeno, se hablaba de líneas que favorecían el avistamiento. Los OVNIs tenían, según los partidarios de esta teoría, unas rutas celestes perfectamente definidas. La más famosa era la línea Bavic, que unía las ciudades francesas de Bayona y Vichy. La existencia de tales líneas era la aplicación práctica del teorema del punto gordo:

“ Tres puntos están siempre alineados si alguno de ellos es lo suficientemente gordo”

El mapa de la península se vió así surcado por una “malla ortoténica” sin el menor sentido, pero que quedaba muy chula:



Por supuesto, todo era una tontería que se derrumbó por sí misma. Esta es una constante en las paraciencias: hoy se abandonan los caminos de ayer y se inventan nuevos. Hasta que se agote el mercado de superchería y tengamos que inventar otros más nuevos aún. Y por supuesto, el abandono no ocurre por encontrar mejores hipótesis, ni más cotrastables, predictibles o falsables, sino por aburrimiento y hastío. Cualquier que tenga acceso a números antiguos de revistas esotéricas podrá comprobar cómo las modas paranormales cambian de modo muy diferencte a como lo hacen las tendencias en ciencia genuina: sin dejar poso alguno. No mueren cuando la experiencia demuestra que las hipótesis deben ser mejoradas: mueren tras languidecer en lenta agonía, como los mitos.

Otro tanto sucedió con el tema de las oposiciones marcianas. Cada dos años parecía haber una “oledada”, coincidente con las épocas en las que Marte estaba más cercano a la tierra. Esto era muy sugestivo para los paranormales: parecía invocar una base extraterrestre en el planeta rojo, una especie de campamento base. Años antes una sonda mariner había fotografiado algo que parecía ser una cara marciana y unas pirámides...las tonterías se realimentan a sí mismas a una velocidad de vértigo.

Se empezaron a coordinar “noches de caza de OVNIs desde las emisoras de radio. Aquello era como podeis suponer una locura sin el menor sentido, que recientemente ha querido resucitar el periodista Iker Jiménez desde la Cadena Ser.

No insultaré la inteligencia del lector insistiendo más de lo necesario en que si queremos que aparezcan OVNIs en un determinado momento y convocamos a todos los paranormalófilos a que miren el cielo embobados durante un fin de semana, los OVNIs se verán efectivamente.

Lo curioso del asunto era que las oleadas realmente existían. Estaba en la casuística de todos los países, y la hipótesis de quienes no creían en el origene extraterrestre del fenómeno era que la componente sociológica era suficiente como para explicarlas. Esta hipótesis tenía una ventaja: podía contrastarse. No era fácil, pero a lo mejor podíamos inducir una oleada OVNI.

A toro pasado era relativamente fácil entender los acontecimientos que habían forzado oleadas pasadas: por ejemplo la llegada del hombre a la luna y la consiguiente fascinación por temas espaciales. Pero esto era tan insatisfactorio como cuando un experto en bolsa nos dice porqué las acciones han descendido; lo interesante sería que hubiera anunciado que iban a descender antes de que lo hicieran!!!

¿Cómo contrastar la hipótesis?

Sólo había una manera, algo maquiavélica: crearíamos nuestra propia oleada OVNI local. Al fin y al cabo, la línea Bavic pasaba exactamente por encima de nuestras cabezas (véan la ilustración de este post), y a pocos kilómetros, en el alto de Gaintxurizketa se habían producido años antes dos de los avistamientos más lustrosos de la comarca!!! Y ahí nació el proyecto Iván , que recibió el nombre de una cafetería del donostiarra barrio de Amara en el que nos reuníamos.

Como podrán comprender, mis amigos y yo éramos unos simples aprendices que crecíamos en nuestra comprensión del fenómeno a la sombra de Félix Ares; pero siempre nos consideramos coprotagonistas del asunto.

En el siguiente post les comentaré cómo conseguimos que en la zona comprendida entre Irún y Donostia, la gente; mucha gente de bien con la cabeza amueblada, padres de familia, sacerdotes y amas de casa vieran OVNIs alrededor de la navidad de 1.978 y principios del año 1.979.

Eran otros tiempos, ahora no lo haríamos ha escrito Félix Ares rememorando el asunto. Ciertamente. Pero lo hicimos. Vaya si lo hicimos...

Viaje al románico

Viaje al románico Vailima y yo tenemos entre otras una afición común: las escapadas en pos del románico.

Cuando podemos, nos tomamos unos días y recorremos una ruta cuidadosamente preparada previamente por mi. Esta vez nos vamos, una vez más, a disfrutar brevemente de las tierras cántabras, palentinas y burgalesas. Las merindades del norte de Burgos, el Campoo de las cercanías de Reinosa; la comarca palentina de La Ojeda y la burgalesa de Las Loras serán nuestro destino el fin de semana próximo desde el jueves 17 hasta el domingo 20 de febrero.

Parte de lo que veamos lo conocemos ya: hace tres años recorrimos la montaña palentina y parte de la Ojeda, y la maravilla que se presentó ante nuestros ojos nos obligó a prometernos volver.

Entonces no teníamos blogs, y no podíamos hacer nuevos amigos. Ahora es diferente. Por eso, como siempre que salimos de viaje, lo anunciamos en el blog . Así, el placer del viaje se ve aumentado con el placer de la charla y la amistad.

Pues eso. A algún lector le apetece tomarse unas cervezas con nosotros?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Marea roja

Varias veces he dicho que además del pensamiento crítico y de la matemática, la belleza tiene su cabida en este blog. Hagamos un alto, aunque sea para llamar la atención sobre una de las maravillas que está ocurriendo ahora mismo muy cerca de todos nosotros.

Ocurre todos los años, pero no por eso deja de ser maravilloso.



Comienza por las puntas allá por septiembre, las hojas más altas se vuelven rojas, y el resto del árbol parece no darse cuenta.

Sin embargo, poco a poco es como si una pintura bermellón se deslizara hacia abajo,en octubre ha llegado a la mitad del árbol



al llegar mediados de noviembre ha invadido todo el árbol.

Dentro de quince días estará a reventar, lleno de sangre como anunciando la inminencia de una explosión de vida… y sin embargo seguidamente las hojas caerán una a una, se retirará la sabia y se dormirá hasta la primavera.

Eskerrik asko, lagunak

Alan Turing ideó lo que se conoce como La prueba de Turing para saber si tras un ordenador existe un ser humano u otro ordenador. Un programa se dice que ha pasado la prueba de Turing cuando nos ha engañado.

En los blogs vemos comentarios y suponemos que tras ellos existen personas. El mejor test de Turing consiste, lo acabo de comprobar, en viajar a la supuesta residencia de los amigos que uno va haciendo en la web, y cenar en su compañía. De esta forma comprobamos que efectivamente existen personas tras los nicks. Y no personas cualesquiera, sino amigos.

Gracias Klapaucius, Flor, Carl Philip, Concha, Crystal, Chus, Canopus por compartir parte de vuestro tiempo con Vailima y conmigo.

No olvidaré los buenos ratos vividos en vuestra compañía.

No olvidaré a Chus y a Canopus comentando sus vivencias y riendo con nosotros. No olvidaré a Klapaucius, enorme fotógrafo, y sus historias de vecinos extraños, ni a Flor con su sonrisa y con los mismos vecinos, ni a Crystal comentando ilusionada cómo ve perfilarse el final de su carrera de física. No olvidaré a Concha y su envolvente conversación, ni de sus chascarrillos. No olvidaré las explicaciones sabias de Carl Philip sobre los ritmos indios y la música de Ligeti, o contándonos el origen de la Iglesia de la Cienciología.

Gracias, amigos.

Y vale ya de vacaciones. Mañana seguimos con lo que hace ya una semana prometimos.

El telescopio del astrólogo.

El telescopio del astrólogo. Hace unos tres días, el pequeño de la casa nos vino del colegio con una hoja para leer en casa. Se trataba de una fotocopia con tres cuentos ultracortos, de poco más de un par de frases cada uno, ya saben; para fomentar la lectura. Estoy hablando de chavales de 8 años.

Uno de ellos empezaba más o menos así:

El astrólogo Vicente subió a la azotea para contemplar las estrellas con su telescopio...

Les merece algún comentario este comienzo?

Puer pueri lupus

Puer pueri lupus Esto no es un paseo matemático.

Esto es un lamento.

Esto es un lamento por pertenecer a la puta especie humana, y a su condición.

Hace unos días, a cinco kilómetros de donde vive quien esto escribe, en una población cercana, un chaval (tan sólo un niño) de 14 años hacía un corte de mangas a la vida y mandaba todo a tomar por el culo dando un paso en el vacío desde las murallas de su pueblo.

Más de un año de vejaciones por parte de sus compañeros, iniciadas un nefasto día en el que una incontinencia debida a una indisposición de vientre le señaló para siempre como el carrito de las hostias.

Durante unos días, el estupor. La esquela en el periódico y nada más. Ahora que han pasado dos demanas, doble hoja diaria en los periódicos locales, indicando que esto era la crónica de una muerte anunciada. Ahora resulta que varios de los hijos de puta que lo torturaban, además de hijos de puta eran hijos de profesores del centro. Ahora resulta que al inicio de este curso lo recibieron con una fiesta de celebración por el primer aniversario de "la cagada". Ahora resulta que en el gimnasio del colegio recibía balonazos hasta de los más pequeños. Ahora resulta que últimamente lo habían golpeado repetidamente cada vez que lo veían. Ahora resulta que todos lo sabían. Ahora resulta que el carrito de las hostias no ha aguantado más y se ha suicidado, llevándose consigo la alegría de sus padres y hermano para siempre.

Yo no le conocía, pero por las noches me da por pensar en este niño (porque aún era un niño) al borde de la muralla sintiéndose el ser más solitario del universo. Intento imaginarme su soledad, su inmenso dolor y su desesperación, y lo único que consigo es no poder dormir.

Dicen que cuando corrió la noticia, alguno de los compañeros preguntó si se había lanzado de cabeza o dando vueltas; ya saben, como haciendo una gracia. Dicen que hoy hay bastantes compañeros que no se atraven a salir a la calle por temor a la población. Dicen que algunos compañeros han abandonado el colegio, estigmatizados por la vergüenza. Dicen que alguno ha abandonado el pueblo. Dicen que hay muchos padres no se atreven a dar el pésame a los padres de la víctima. Dicen que hubo gente que no tuvo cojones de asistir al funeral, de por sí multitudinario. Dicen que esto no debía haber ocurrido jamás. Los psicólogos hablan y dan sus versiones. Hasta un bloguero habla del tema.

A ese blogero le apetece pedir perdón, sin saber muy bien porqué. Quizás porque estas cosas se diluyen en la culpabilidad colectiva, afectando a todos. Quizás por intuir que de haber estado implicado en el tema, tampoco hubiera dado la talla.

Intentaremos recuperar la fe en la especie humana. Mañana seguiremos hablando del calendario.

La Pasión de Cristo y la varianza escéptica.

La Pasión de Cristo y la varianza escéptica. No sé yo si este post va a ser afortunado...

En el fondo, es una queja.

Uno tiene sus querencias (que no creencias), que como muchas cosas en la vida no son del todo racionales. Algo así como ser de derechas o de izquierdas. Una cosa es que se pueda racionalizar hasta cierto punto; pero el motivo profundo por el cual uno se decantó en su momento por una determinada quiralidad política se mantiene, creo yo, en el ámbito de lo nebuloso: una determinada consideración estética, una amistad, ¿qué se yo?

Pues bien: una de mis querencias es el paseo diario por los blogs de corte escéptico. El motivo es claro: me adhiero con vehemencia al aroma escéptico que rezuman sitios como Por la boca muere el pez, magonia, clio o tantos otros. El movimiento escéptico modernamente considerado poco o nada tiene que ver con lo que se ha considerado escepticismo filosófico: la creencia en la imposibilidad de acceso al conocimiento por parte del ser humano. Esta imposibilidad epistemológica es la que favorece el relativismo postmoderno, que no es del agrado de quien esto escribe, como intenté dejar patente en algún post.

El escepticismo del que hablamos es algo muy diferente: se trata de la presunción de que el universo es cognoscible, y la creencia de que el método científico es el camino correcto para ello. Habrán advertido la maldad de la negrita en dos palabras de la frase anterior. En todo caso, esta creencia y esta presunción serían las mínimas posibles para no caer en otras mucho más grandes.Hecha esta aclaración, y aumentando el ámbito de lo permisible a métodos ad hoc para diversas disciplinas que no admiten el método científico puro y duro (estoy pensando en la historiografía modernamente considerada, por ejemplo), creo que queda claro a qué escepticismo nos referimos.

Pues bien. Dado el universo de los blogs denominados escépticos, uno esperaría que la diversidad fuera la norma, y no la uniformidad; que el pensamiento único brillara por su ausencia y que el panorama escéptico ofreciera un magma de ideas diferentes con unas ciertamente imprescindibles ideas generales comunes, pero nada más. Y no es así. Y de eso me quejo.

En este estado de cosas, era perfectamente previsible que se tratara la película de Mel Gibson sobre la pasión de Cristo de forma monocolor, con una aquiescencia absoluta revoloteando sobre varios tópicos:

1.- La exhibición del dolor en estado puro vista como un exceso casi pornográfico.

2.- Apelaciones a la ideología integrista de Mel Gibson.

3.- Acusaciones de antisemitismo.

A decir verdad, no sería yo capaz de desmontar convenientemente ninguno de estos puntos, los tres tendrán sus posibles defensas y objeciones pero díganme por favor: porqué creen ustedes que nadie se sale del guión preescrito? Nadie ha visto ningún valor positivo en esta película? No les parece que realmente hay un consenso respecto a lo que se considera de buen tono escéptico y lo que no?

La peli del Gibson era realmente la excusa para el post; lo que me importa es lo siguiente: hoy en día está demasiado claro para mi gusto, con ciertas excepciones, qué se puede esperar que salga de la pluma de un escéptico. Hay un consenso tan grande que me parece algo huele a rancio... y lo digo con dolor.

La estadística me enseña que la varianza añade riqueza a las poblaciones, y que la diversidad es más divertida que la monotonía del pensamiento único.

Pues eso era todo: echo de menos un incremento de la varianza en las opiniones escépticas en los blogs y en los artículos que, si visito a diario es por el gran aprecio y estima en que los tengo.

Tan sólo una opinión personal

Tan sólo una opinión personal Hace unos días este blog fue objeto de una crítica por parte de la persona que ejerce de crítico de blogs. Esto me da pie a expresar en ésta mi casa mi opinión al respecto de la labor de crítica:

1.- La labor del crítico es criticar, y la labor del autor de un blog es escribir y trabajar en su blog. El que expone se expone, como he leído en varias ocasiones. No creo que se deban criticar las opiniones del crítico.Y menos por la persona criticada: no se puede ser juez y parte. Se escuchan como opiniones personales que son, se intenta mejorar y punto final. Se presupone que él intenta hacer bien su trabajo (o su hobby), y que los demás también.

2.- Creo que una buena labor de crítica es muy interesante en un mundo en el que publicar sale gratis, sin control ni filtro alguno, como es este mundillo de los blogs.

Nada de esto merece ni siquiera ser comentado por obvio (al menos para mi), pero me da pie para expresar a mis lectores mi agrado por sus visitas y comentarios, y eso sí merece la pena. Esto no pretende ser divulgación matemática, sino tan sólo un paseo que no quisiera realizar solo. Me bastan unos pocos compañeros, que son los que quedarán cuando el “efecto Borjamari” deje de tener influencia en las entradas a este blog (que las tiene, no lo duden).

Por cierto, la crítica decía textualmente:

Con amigos tan “amables” como esta bitácora no le hacen falta más enemigos a las matemáticas. Bochornosa web con pretensiones pseudoeducativas que logra precisamente lo contrario de lo que dice buscar. Un solo post es suficiente para aborrecer las matemáticas de por vida y querer elevar a santo al que inventó la calculadora.

Si bien no puedo ocultar que la crítica me hubiera gustado que fuera otra, no voy a variar lo más mínimo la trayectoria del blog. A mi me gusta, y es exactamente lo que quería hacer con él; quizás porque no sé hacerlo mejor. Pero no se engañen: no se pretende aquí hacer un espacio educativo: es un paseo.

Un saludo a todos.

Apretones de manos

Apretones de manos Hace más o menos una semana pude comprobar que a la gente le gusta pensar, en contra del tópico general. También es un tópico decir que la matemática es algo que aburre al personal. Lo que ocurre es que el común de los mortales tiene muy pocas oportunidades de ver el lado bello del asunto. Uno de los caminos más fértiles de encauzar hacia el pensamiento matemático al profano es a través de los enigmas, de los juegos y de los acertijos.

Estaba tomando una consumición en una terraza con un grupo de amigos y amigas cuyo interés por la matemática es epsilónico; cuando llegaron desde diversos puntos varias personas que evidentemente se habían citado allá, en una de las mesas. Tras los apretones de manos de rigor, comenzaron animadamente a charlar. Eran ocho. Yo pregunté a mis amigos, con cierta fingida ingenuidad: ¿Si todos y cada uno de estos hubieran saludado al resto, cuántos apretones de manos creéis que habrían ocurrido?

No voy a pretender que el asunto se me acababa de ocurrir: es un problemita en realidad muy sencillo que había leído recientemente y me vino a la cabeza en ese momento. El asunto es que el interés de mi grupo por la cuestión fue inmediato. Surgieron todas las respuestas imaginables (y algunas inimaginables también).

Pero la cuestión es que todo el mundo estaba deseoso de saber qué pasaba con esta cuestión, y cómo se resolvía. Cuando expliqué que eran 28 apretones, porque cada uno saluda a los otros siete, pero en cada apretón hay dos personas involucradas, y por lo tanto la respuesta dea 8x7/2=28, sintieron lo que Martín Gardner llamaba sensación Ajá. ¡¡YA LO VEO!!

Es evidente que la sensación de hacerse luz en la mente y de súbito entender algo que hace un momento no lo entendías es muy agradable, y así lo comentamos.

Sé perfectamente que no hay que abusar con los amigos en este tipo de cuestiones, sobre todo si quieres conservarlos; pero el momento me pareció propicio para tensar la cuerda un poquito más (nunca lo hago). Dije que había otra forma de llegar al mismo resultado, y para mi sorpresa quisieron saberla.

Expliqué que podíamos imaginar que llegaban de uno en uno. El primero no saludaba a nadie, el segundo sólo a uno, el tercero a 2, ...y el último a los otros sietes. En total 1+2+...+7=28, como queríamos demostrar.

Alguno de los presentes descubrió en ese momento que había cosas que podían demostrarse de varias formas diferentes... y le gustó mucho. Comentaron animadamente lo interesantes que eran las matemáticas mientras yo me retiraba discretamente; perplejo ante el éxito obtenido y no queriendo abusar del tema convirtiéndome en un pelmazo. Mientras seguíamos charlando de otras cosas muy interesantes que nada tenían que ver con la matemática, pensaba para mi interior: esto lo tengo que contar en el blog .
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mi primer "descubrimiento"

Mi primer "descubrimiento" Fué con diecisiete años. Encontré una expresión de pi utilizando sólo doses. Como método de hallar el valor de pi no era gran cosa: estaba formada por dos factores, uno de ellos tendía a infinito y el otro lógicamente a cero, por lo que con cualquier sistema de cómputo la tendencia de los errores de redondeo a acumularse era enorme y daba al traste cualquier cálculo más allá del séptimo decimal. Pero la fórmula era cierta. Las matemáticas que utilicé (recuerden mis diecisiete años) eran lógicamente limitadas: trigonometría y cálculo de límites. Pero la sensación de triunfo fué inmensa. Me fuí creyendo poco a poco que mi "descubrimiento" era importante. La ilusión por aportar algo personal en matemáticas es una constante entre los aficionados, y rara vez se ve colmada por el éxito... mi caso no fué diferente: ¡se me habían adelantado!
El bueno de Arquímedes me había robado la gloria muchos siglos antes. Tardé años en ver mi fórmula en un libro de divulgación soviético, pero allá estaba. ¡El bueno de Arquímedes!.
La buena noticia es que nadie pudo quitarme el placer de "descubrir" por mí mismo algo que llevaba dos milenios y medio en poder de la comunidad matemática
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres